RICARDO DÍAZ-MANRESA

Nasarre: aficionado taurino y toreando la política

viernes, 2 de febrero de 2024 · 21:39

Me quedé de piedra al leer la noticia de la muerte de Eugenio Nasarre. No hacía ni un mes que nos habíamos felicitado la Navidad y el Año Nuevo que aprovechó para enviarme una foto de su numerosísima familia pasando esas fechas en Roma. Varios hijos y muchos nietos.

No entiendo todavía por qué Dios se lleva tan pronto a grandes personas competentes y de alto nivel que puede que hagan mucha falta aquí. Pero no : deben ser más necesarias allí que aquí. O quiere premiarlas.

Lo conocía desde los tiempos de la Escuela de Periodismo pero donde coincidí más con él fue durante su etapa como Director General de RTVE. Trabajé allí durante 32 años y lo valoro como el mejor Director General que conocí, donde hubo numerosos y conocidos petardos y muy sectarios, unos más que otros, y de los dos bandos políticos. Su etapa además fue dificilísima porque era imparable, como así fue, la llegada del Psoe y de Felipe al Gobierno. Toreó bien esa etapa en la que consolidé mi amistad con él. Y en ese puesto supo respetar el tema de los toros, tan discutido y despreciado en RTVE.

Después la continuamos y le invité muchas veces a ir a los toros en San Isidro y pasamos tardes muy agradables. Tenía mucha afición al tema y cada verano en las fiestas de Vitigudino invitaba a toda la familia a los festejos taurinos y casi no cabían en los dos palcos que reservaba. Tengo también fotos de aquello haciendo aficionados a sus muchos nietos. Disfrutaba con esta afición.

En la plaza de las Ventas, apartado de problemas importantes, se lo pasaba muy bien y hacía siempre comentarios muy atinados sobre toros y toreros.

Pero su enorme afición (y devoción) fue la familia, por supuesto, y mejorar la sociedad, y tratar bien a todos con simpatía y humanidad.

Intelectual con varias carreras y con currículum interminable, fue un gran político, que supo hacer crítica a su partido cuando desvarió demasiado lo que le costó que lo apartaran. Político entre los pitones. A un palmo. Valiente y consecuente como político, católico, democristiano y padre de familia. Muy consecuente siempre y amando la justicia. He conocido pocos así.

No sé si se daría cuenta que enfocaba el toro de la política como los toreros valientes, arrimándose y jugándosela y siempre fiel a sus convicciones, lo que valía disgustos.

Interminable su currículum político, sí, con muchos cargos y responsabilidades y también fuera de la política. No paraba. Un gran hallazgo humano.

También tuvo vocación periodística, profesión que amaba y valoraba mucho. Escribió numerosísimos artículos. Y fundador de la asociación de periodistas católicos UCIPE.

¿Y para qué  seguir hablando de Eugenio Nasarre Goicoecha? Se pueden decir tantísimas cosas más…

Nos quedamos con el dolor de su pérdida pero tenemos tiempo para admirar e intentar admirar su obra. Impresionante.