MANUEL VIERA

Esto sí que da miedo

miércoles, 27 de noviembre de 2019 07:29
miércoles, 27 de noviembre de 2019 07:29

La coalición que promete el progresismo en España se ha convertido por desgracia en asunto de enorme preocupación. A más de uno nos tiene acojonado por posibles desenlaces muy difíciles de evitar. Y entre los muchos que han de venir, uno, el del futuro del toreo tiene todos los ingredientes de la intriga y la preocupación. Una historia confusa e irresponsable que se repite en este nuevo circo de chantajes, de pactos y acuerdos, entre políticos de falsos discursos en nueva cruzada de confusión y engaños. Y a medida que el “suicida” de La Moncloa, sin valor para defender lo que antes prometió, consiga su objetivo, eliminará el exceso de equipaje para alcanzar liviano el poder.

La tensión se masca conforme se va sabiendo de los intentos de acuerdos que han de permitir la gobernabilidad de España. Aumenta la decepción de quienes apostamos en su día por el partido político que estableció valores y señas de identidad para venderlos ahora al bajuno precio del poder. Actitudes mezquinas que desincentivan la credibilidad y fomentan el escándalo. Charlatanería sustentada en el engaño. ¿Dónde está ahora Pedro Sánchez y el PSOE? Me aburre mucho su talante confuso. Su macabro juego de acuerdos con quienes quieren acabar con España y, también, con los que tienen escrito aniquilar el toreo, con el desvarío mental que les hace incapaces para aceptar la realidad de una Fiesta desvirtuada en sus maltrechos cerebros.

Cualquiera que conozca las intenciones podemitas imagina sorpresas y se alarma en creciente tensión. Diálogos que revelan las exigencias independentistas a Sánchez y provocan la angustia por una más que posible aceptación. Alusiones explícitas que se hacen a “sentimientos” animalistas, que han de llevar a decisiones no deseables, perturban más que aclaran. Así que el toreo sometido, otra vez, a ley del deseo. Al populismo que lo amordaza.

La pesadilla de Sánchez imaginando a Iglesias en su gobierno le impedía conciliar el sueño. Ahora la pesadilla ataca a otros insomnios que están a medio camino entre el deseo desbocado de uno por gobernar y la obsesión maniática del otro por prohibir. Esto sí que da miedo.

50
2
0%
Satisfacción
52%
Esperanza
10%
Bronca
10%
Tristeza
21%
Incertidumbre
5%
Indiferencia

Otras Noticias