MANUEL VIERA

Qué más da la libertad

No incida en esta asfixiante manera de aniquilar pautada por convenciones difíciles de entender. Deje vivir, Pablo Iglesias, a la gente que lo hace de las estructuras económicas y sociales del toreo
miércoles, 10 de abril de 2019 07:08
miércoles, 10 de abril de 2019 07:08

Este hombre es incansable. Probablemente porque lo que dice, y desea se haga, es una idiotez además de ilegal. Disfruta con lo absurdo. Ni siquiera es preciso saber si este demagogo, que ha tomado el camino de lo superfluo diciendo cosas delirantes, es un cínico inventor de extravagantes postulados. Un loco visionario de las causas pérdidas. Una especie de suero de la verdad. No quiere que la tauromaquia sea un obstáculo para el desarrollo de la sociedad. Así que no queda otra: a trabajar por su eliminación.

Pero, ojo, el candidato a la presidencia del Gobierno por Podemos, asegura que los toros “no se pueden prohibir por decreto”, así que hay que preguntar. Que la gente decida si los quiere o no. Votar para reprimir. Aunque vaya en contra de lo estipulado por la ley de Patrimonio Cultural, que obliga a los poderes públicos la defensa y promoción de las corridas de toros. Qué más da la libertad. Si no así será con otra simplicidad. No dejará de clonar ocurrencias. Lo suyo es básicamente insustancial. Una gran sopa de ideas demagógicas. No puede parar.

Así que otro discurso dominante con el que revigoriza su rechazo general al toreo y su ferviente animalismo. El mismo que manifiesta su grupo político en el programa electoral para las próximas elecciones generales. “Garantizarán el bienestar animal y eliminarán toda clases de ayudas y subvenciones relacionadas con la tauromaquia, además de prohibir todo espectáculo que implique maltrato animal”. Como ven, un agotador maratón alrededor de la obsesiva abolición.

No incida en esta asfixiante manera de aniquilar pautada por convenciones difíciles de entender. Deje vivir, Pablo Iglesias, a la gente que lo hace de las estructuras económicas y sociales del toreo. Devuelva coherencia a la incoherencia. Es de pena que estén empeñados en buscar, conseguir, el bienestar animal y no prioricen el del ser humano. No se vuelque en un problema, que no es problema, con su ficticio liberalismo. Sí, hay algo cierto en todo esto: quizá por hacerse con unos votos pierda otro buen puñado ellos. Los que, seguro, ganará el toreo.

 

49
20%
Satisfacción
0%
Esperanza
80%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios