GALLEANDO

Siempre una esperanza

miércoles, 30 de diciembre de 2020 · 08:18

Se hace difícil asimilar todo lo vivido, y lo que queda por vivir. O sufrir. Es complicado digerir tanto infortunio. La tremenda dureza de esta dramática situación que estremece las vidas en esta España de la indefensión, el vacío y la sinrazón.

Imposible no rebotarse ante el brutal testimonio de los que creyeron en un progresismo que necesita ahora cubrir con engaños los males engendrados. Todo parecía soñado y, por esa razón, todo es real. La realidad de unas familias, en estado permanente de ansiedad y paranoia, ante el imposible lugar donde cobijarse en este tiempo de pandemia, de brutal crisis económica e injusticias sin reparaos morales. La realidad de unas mesas solidarias que se transforman en platos de comida que alivian el hambre. La realidad de una clase política ineficiente y, con excesiva frecuencia, embustera. La realidad de unos pocos sinvergüenzas que engañan sin complejo de culpa.

¿Quiénes han logrado convencer? ¿Quién reacciona ante este deterioro progresivo que lo invade todo? Y mientras el “bicho” sigue matando, esto se desmorona y las listas del paro engordan día a día. El miedo de muchos y la osadía de otros, esa ambición de poder sin freno, gangrenan la existencia. Grotesco equívoco que nos tiene bien jodidos.

Sin embargo, seguimos esperando esa complicada solución negada al poderío de los que mandan. Una utopía. Un inútil sueño, quizá, pero necesario e imprescindible para recuperar la credibilidad de unos gobernantes que siguen escuchándose a sí mismos. Mejor sería que se lanzaran de una vez por todas en caída libre para zambullirse en el oleaje de sus mentiras.

Se acerca el final de este maldito año, tan nefasto también para el toreo. En unos días los Magos de Oriente llegarán con sus bolsas repletas de regalos. Quizá, de alguna de ellas asomará la esquina delatora de la pobreza. Canallesco presente de los que luchan por nada y sin nada. Triste historia para esos otros que no han vivido la Navidad.

Pese a todo, amigo lector, mi deseo que cada día de 2021 sea una ilusión y siempre una esperanza.  

10
1
0%
Satisfacción
77%
Esperanza
11%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
11%
Indiferencia