MANUEL VIERA

Respuestas enterradas

miércoles, 11 de marzo de 2020 · 07:00

Henos aquí, de nuevo, ante quien ha convertido el toreo en una forma de estar en el mundo. En parte integral de su existencia. Sin embargo, reducido a escasísimas y escogidas tardes y plazas. Como si quisiera que el disfrute sea poco a poco, a cuenta gotas, porque quizá en cada una de esas escasas tardes ofrece sensaciones tan intensas que se precisa de tiempo para poderlas procesar, degustar y madurar. Sin duda, no son suficientes. Ni lógica su decisión de hacerlo junto a rejoneadores, y con sus toros “debajo del brazo”.

Esta vez será en Nimes y por partida doble. Lo hará en la feria de Pentecostés a finales de mayo y en la de la Vendimia en septiembre. Y de igual forma que lo hizo la pasada temporada en la plaza de toros de Granada. Si entonces fue junto a Sergio Galán, en esta ocasión le acompañará Hermoso de Mendoza en mayo, y la rejoneadora Lea Vicens en septiembre. Cuestión de estrategias. Es el gran logro de Simón Casas, como antes lo fue de José María Garzón en las plazas de Algeciras en 2018 y Granada en 2019.

En la Monumental de Frascuelo la sinceridad de su toreo emocionó desde el inicio. Literalmente se sintieron en el alma los fogonazos continuos de una tauromaquia en todo su esplendor. Un toreo de pureza desesperante e inacabables trazos al natural. Una forma de torear de verdadero impacto por la trascendencia que representa su obra tan distinta e inhabitual. No existe arte tan efímero capaz de transmitir tanta intensidad emotiva. Un suceso que supone el recuerdo real y no soñado. Ahora, en el elíptico ruedo de un coliseo abarrotado buscará hallar otra vez la perfección. La perfección de unas formas prodigiosas, geniales, inverosímiles y placenteras que salvan la monótona cotidianidad de tantas tardes de toros.

Así que José Tomás Vuelve a Nimes. Lo que allí hará seguirá siendo convincente para muchos. Sin embargo, dos y no más. Y es que cuando el deseo es sacudido por tan tajante determinación se convierte en general utopía. Resulta difícil digerir tan peculiar proceder. ¿Por qué dos solas apariciones y fuera de España? ¿Por qué ese empeño de no competir con los que están en lo más alto del escalafón, y con toros sorteados? Respuestas enterradas.     

31
2
0%
Satisfacción
42%
Esperanza
28%
Bronca
0%
Tristeza
14%
Incertidumbre
14%
Indiferencia

Otras Noticias