MANUEL VIERA

La dureza de una grave situación

miércoles, 18 de marzo de 2020 · 09:04

Tremenda la dureza de esta grave situación que estremece las vidas. Todo parecía soñado, y por esta razón todo es real. La realidad de “todos en casa” en permanente espera ante el imposible saber qué puede pasar. Qué tiempo va a durar. La realidad de un gobierno ineficiente y a destiempo con las decisiones a tomar. La realidad de alguna gente irresponsable, ajenas al problema, que siguen viviendo su vida sin complejo de culpa. Y mientras las cifras de infectados engordan cada día, la economía del país se desmorona. El miedo de muchos y la preocupación de todos. 

Pandemia sin frenos que invade al completo y nos tiene bien jodidos. Canallesco presente que azota, también, con fuerza a la industria del toro. La suspensión de los ciclos de Fallas y Magdalena de Castellón y Feria de Abril de Sevilla es ya uno de los más grandes perjuicios ocasionados a la tauromaquia en los últimos tiempos. Además,  medio centenar de festejos han sido ya cancelados en España, Francia y Portugal atendiendo a las medidas para detener la epidemia. Y lo que ha de llegar. A la vuelta de la esquina está la Feria de San Isidro en Madrid.

Empresarios, ganaderos, toreros, sin olvidar el sector servicios, padecen ya los efectos negativos de esta nueva crisis que, parece, no ha hecho más que empezar. Pero quizá sea el campo bravo quien sufra las mayores consecuencias. Muchos toros seguirán en las dehesas con la preocupación de los ganaderos porque algunas de las reses se pasarán de edad y se quedarán sin lidiar. El impacto económico que unos y otros padecerán será brutal.

Y ahí quedará la tauromaquia, otra vez, en la mayor de las soledades. Sin una mísera ayuda de Cultura que alivie la gravedad del problema. El toreo será de nuevo sacrificado y dejado en la cuneta del olvido. Quizá todo quedará en palabras veladas, transformadas en demagogia, cuando emerja el interés. Simbolismo de un Ministerio donde creíamos iba a estar la quintaesencia del futuro de la Fiesta. Simulado y frustrante viaje de ida y vuelta. Trayecto banal que para qué reivindicar más. Aunque la preocupación, ahora, sólo está en acabar con el coronavirus Covid-19, y el deseo que el mañana traiga atisbos de esperanza.    

    

6
4
0%
Satisfacción
33%
Esperanza
11%
Bronca
55%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Otras Noticias