GALLEANDO

Increíble

miércoles, 9 de junio de 2021 · 09:53

Lo primero que se me viene a la cabeza es el simplón y absurdo juego de palabras utilizado por el Ayuntamiento de Espartinas para negarle una merecida “Medalla de Oro” al padre de Espartaco, el también matador de toros local Antonio Ruiz “Espartaco”.

Estos hombres y mujeres, estos políticos, que de su lenguaje transmiten ese valor determinante que no sólo denota, sino que también connota, manipulan y hasta alzan la voz como arma propia de sus intereses. Y, parece, que no tienen más interés que eliminar la palabra “reconocer” de sus torpes decisiones cuando algo le huele a toro. Y lo hacen con un discurso manipulador, frustrante y falso. Actitudes bajunas que desincentivan la credibilidad.

Son las consecuencias del movimiento antitaurino, que prevalece en el consistorio de Espartinas, comandado por el portavoz de Izquierda Unida y segundo teniente de alcalde, José María Calado. Un personaje que no permitió entrenar a los toreros locales en las instalaciones de la plaza de toros prohibiendo, además, la celebración de festejos taurinos en el municipio.

Pues este lumbrera ha decidido aplicar su sabiduría para así desmerecer lo merecido. Para no admitir la petición del Grupo Popular de conceder la “Medalla de Oro” de la ciudad, como hijo predilecto, al iniciador de una de las sagas más queridas que ha dado el toreo. Y todo, según escribe Jesús Bayort en ABC de Sevilla, por un defecto de forma en la solicitud que había sido subsanado.

Resulta paradójico que unos gobernantes elegidos por el pueblo desestimen el lógico requerimiento de una gran mayoría de ciudadanos para quien, a sus ochenta años, sigue entregado al toreo estableciendo valores para después inculcarlos a centenares de jóvenes. Y lo hacen basándose en un nimio error de forma que en nada afecta a la esencia del reconocimiento. Increíble.

Me aburro mucho con el talante confuso del PSOE y con la radicalización de la izquierda comunista. Sobre todo, cuando utilizan la charlatanería sustentada en el engaño. Me aburren estos dirigentes ridículos y estrambóticos. Me repelen estas actitudes insolentes y sin sentido. Y más, si vienen de sujetos con tan altísima capacidad para decidir. La pregunta es: ¿hasta cuándo… Con la interrogación abierta.

 

  

8
3
47%
Satisfacción
17%
Esperanza
35%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia