GALLEANDO

Otro cuento donde fluye el oportunismo

miércoles, 31 de enero de 2024 · 08:52

Bueno, pues ahora resulta que los de “AnimalNaturalis” registran una Iniciativa Legislativa Popular en el Congreso de los Diputados con el objetivo de derogar la ley de 2013 que reconoce a la tauromaquia como Patrimonio Cultural Inmaterial. Algo, que entonces, tuvo mucho que ver con el brutal trabajo de la Federación Taurina de Cataluña que consiguió igual número de firmas a favor del toreo que las que quieren juntar los “en contra” para eliminarlo.

Y es que estos progres animalistas inciden en los modos de ataque a la libertad. O, si lo prefieren, en las formas maniáticas de cómo aniquilar. Siguen, y seguirán, intentando conducir a su terreno a todos lo que necesitan oír lo que le dicen con su utópico discurso.

Una vez más el cuento del animalismo. Otra vez el mismo chisme con el objetico de revocar. El jueguecito que les permite diferentes estados de agresión al toreo. Desde sofisticadas mentiras hasta el “complejo” sistema de prohibiciones. Lo tienen claro: Prohibir. Impedir la participación y asistencia de menores a entrenamientos a puerta cerradas con reses de lidia, espectáculos, clases prácticas en escuelas taurinas… Seguirán su “lucha” por la exclusión de cualquier actividad con animales en cualquier festejo que crean conlleve al maltrato.

Uno tiene la sensación qué con el toreo ha surgido la peor izquierda. El modo de proceder es de una simplicidad pasmosa: anular, vetar, paralizar... No admiten la circulación de ideas, pero, sin embargo, sus creencias son intocables. Quieren arrebatar la libertad de hacer, de escoger, de ver, gozar, sufrir, disfrutar, emocionar… Quieren quitar el derecho a asistir a una función legal. Buscan la desaparición de un arte, de una cultura, de lo imprevisible, del valor de lo subjetivo, de lo arriesgado, de lo imprescindible para miles de familia que viven del toro.

Resulta curioso comprobar de qué extraños modos se sirve el progresismo actual para sentirse deudor, de una u otra manera, con el maltrato animal. Sigo empachado de tantas presiones sobre la libertad. De esta saga de idealistas que tratan de fantasear con hipocresía su falso sentido animalista. Otro cuento donde fluye el oportunismo.