OPINIÓN

Otra feria sin Dámaso

Aunque ya ha pasado un año de su inesperada y terrible pérdida, se sigue haciendo raro no verle en su barrera de capotes, acompañado por Feli, su esposa y recibiendo los brindis de sus compañeros y el saludo y cariño de todos cuantos por allí pasaban. No estará físicamente, pero en el corazón de los aficionados permanece para siempre, como se demostró el pasado día 27 de agosto, cuando al cumplirse el primer aniversario de su muerte se celebró en la catedral de Albacete, convocada por la Plataforma de Aficionados que promovió su monumento junto a la plaza, una misa en su recuerdo que llenó el recinto hasta la bandera.

Albacete ha sido siempre tierra de toreros y de aquí han salido grandes nombres que na hecho crecer a la tauromaquia: Pedrés, Montero, Chicuelo II, Cabañero, Pepe Osuna, los Amador, padre e hijo, Antonio Rojas, Sebastián Cortés, Maribel Atiénzar, Manuel de Paz, Manuel Caballero, Rubén Pinar... pero uno de los toreros que más impacto causó ha sido Dámaso González, todo un referente en el mundo del toro y una de las señas de identidad de Albacete y cuya trayectoria en esta plaza ha sido tan brillante como espectacular. Y en ella dijo adiós.

La temporada de 1994 fue anunciada como la de la despedida oficial de los ruedos de Dámaso González. Participó en 24 corridas, la primera de las cuáles fue en Castellón. Toreó en la Feria de San Isidro sin triunfar pero sí consiguió salir a hombros en la corrida de Asprona de Albacete el 1 de julio y en Valencia el 27 de julio.

Se anunció su presencia tres tardes durante la feria de Albacete. Salió a hombros en la primera y cortó una oreja en la segunda. Su despedida tuvo lugar en la tercera de ellas, en la que compartió cartel con José María Manzanares y Espartaco para lidiar toros de Daniel Ruiz. Fue el día 16 de septiembre y consiguió salir a hombros tras cortarle las dos orejas a su último toro, “Artesano”, negro zaino, marcado con el número 2 y 478 kilos de peso, siendo sacado a hombros por sus compañeros de terna y sus respectivas cuadrillas.

Poco más de treinta años antes, el 6 de septiembre de 1964, había hecho su presentación en esta plaza, actuando en la desencajonada de los toros a lidiar durante aquella feria. Ha sido el diestro que más veces ha toreado en el coso de esta ciudad, habiéndole hecho en 102 ocasiones, justo el doble que el siguiente diestro en esta lista, otro albaceteño, Manuel Caballero.

También en Albacete, el  8 de septiembre de 1968, hizo su debut con picadores, junto a Santiago López y Antonio Rojas, lidiando un encierro de Villamarta.

Se presentó en Madrid, en la Monumental de Las Ventas, el 1 de junio de 1969, confirmando su valor y su temple, dos de sus grandes cualidades y que le habían convertido en uno de los novilleros punteros y más prometedores de aquellas dos últimas temporadas. Tras una apoteósica actuación en Valencia -una de las plazas donde fue mas querido- en la que mató en solitario seis novillos pertenecientes a la ganadería de Benítez Cubero, cortando siete orejas y un rabo, tres días más tarde, en Alicante, tomó la alternativa de manos de Miguel Mateo “Miguelín”, siendo el padrino Francisco Rivera “Paquirri”, lidiando toros de Flores Cubero. “Gañalote” fue el primer toro de su carrera, una trayectoria larga y brillante en la que triunfó en todas las plazas y ferias del mundo y en la que obtuvo el reconocimiento y admiración de todos, convirtiéndose en el hilo conductor de una tauromaquia que acabaría desembocando en Enrique Ponce. Nada menos.

0%
Satisfacción
100%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios