PACO DELGADO

...Y lo que del año se espera

De la gente nueva Álvaro Lorenzo fue el que más se justificó la pasada temporada y ahora debería aumentar su actividad y responsabilidad. Y aunque se esperaba más de ellos, Ginés Marín y José Garrido volverán a estar anunciados muchas tardes
jueves, 10 de enero de 2019 10:00
jueves, 10 de enero de 2019 10:00

Si convenimos que, en conjunto, la de 2018 fue una temporada de nota positiva y abundantes puntos de interés, lo normal es que la que ahora amanece siguiese la misma senda. Por más que la política y sus inescrutables vericuetos sigan siendo una amenaza real y muy seria. No serán los mal llamados animalistas los que pongan en jaque a la fiesta, por la incongruencia de sus planteamientos, ni tampoco la dejadez de los responsables del negocio taurino, por la fuerza intrínseca del espectáculo y su fortísimo arraigo no sólo en nuestra sociedad, sino en nuestro carácter colectivo. Será la taurofobia política la que, por intereses creados, particulares y espurios, ponga en peligro la continuidad de una actividad milenaria y que representa una muy significativa manifestación de nuestra cultura.

Amenazas al margen, la campaña arranca con unos planteamientos parecidos a los del pasado ejercicio. Las figuras siguen imponiendo su jerarquía y Enrique Ponce, El Juli y Roca Rey serán la base y fundamento de los principales abonos y carteles. Con ellos estarán Morante de la Puebla, olvidada y arrumbada su independencia bohemia, y Manzanares, aditamento perfecto para aderezar el más suculento guiso y carteles tanto de artistas como de guinda ferial.López Simón, un tanto errático e intermitente, tiene capacidad de sobra para enderezar el rumbo mientras que de Talavante nada se sabe.

Castella no tiene porqué dejar de ser comodín de cualquier combinación y estará en todas las ferias, y es de esperar que también Miguel Ángel Perera, con su nuevo equipo de gestión, tenga sitio y no dificultades para estar en los principales carteles y Paco Ureña, otro ejemplo, no pierda su posición, sino todo lo contrario... El Cid, en su campaña de despedida va a torear mucho y Emilio de Justo, que el pasado año se lo ganó a pulso, debería tener recompensa a su esfuerzo y sacrificio y poder tener oportunidad de ratificar lo hecho. Como Diego Urdiales, diestro tenido por muchos como de culto y que cuajó alguna de las más impactantes actuaciones del pasado curso. También, por su méritos de un año atrás, deberían tener sus opciones Octavio Chacón y Pepe Moral. Y Ferrera. Y Rafaelillo, al que a muchos se les olvida más de lo conveniente.

De la gente nueva Álvaro Lorenzo fue el que más se justificó la pasada temporada y ahora debería aumentar su actividad y responsabilidad. Y aunque se esperaba más de ellos, Ginés Marín y José Garrido volverán a estar anunciados muchas tardes.

Román tiene ante sí otro reto y debe dar un nuevo paso adelante. Es torero capaz y de fácil conexión tanto con el toro como como el público. Las muy inoportunas cogidas sufridas el pasado año influyeron en su cuenta de resultados final y debe recuperar ahora. Condiciones y material hay.

También habrá diestros recién alternativados, siendo Toñete uno de los que, en principio, partan sino en pole sí muy bien situados, quedando el escalafón novilleril a la espera de ver cómo responde gente como Borja Collado, Miguelito, Ángel Téllez, Fernando José Molina, Pablo Mora... y los que, sin duda, irán surgiendo y sorprendiendo.

A caballo Diego Ventura y Andy Cartagena seguirán galopado en cabeza, junto a Lea Vicens y Leonardo Hernández y Sergio Galán, que dejaron claro que están a la altura de los mejores y no fallan cuando se les da ocasión. Los Hermoso de Mendoza tendrían que competir ya junto a sus pares.

Ya se ha dicho del ganado que hay vacadas que están en un gran momento -Domingo Hernández-Garcigrande, Núñez del Cuvillo, Victoriano del Río, Algarra...- y que otras, más del lado duro -Alcurrucén, Fuente Ymbro, Joselito...-, tendrían que ser más tenidas en cuenta por y para las figuras.

Ya se ve que hay mimbres, y más que, lamentablemente -y por lo que pido disculpas- se me habrán quedado en el tintero, para tejer un cesto sólido y de buen ver. Ojalá todo salga como espero y deseo. O mucho mejor, por supuesto.
 

17
5
40%
Satisfacción
0%
Esperanza
20%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
40%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias