PACO DELGADO

Gobernar para todos

El PSOE, que es quien se perfila como partido que gobierne los próximos años, ha sido desde su retorno a la vida política española en el ultimo cuarto del pasado siglo, cabal y consecuente con las costumbres y tradiciones de nuestro país
jueves, 02 de mayo de 2019 09:00
jueves, 02 de mayo de 2019 09:00

Pues la primera parte de la etapa electoral que nos ha tocado este año, está vencida. Y tras la jornada del pasado 28 de abril, aún a falta de concretar varios temas -y no menores: si el partido con mayor número de escaños va a gobernar en minoría, si va a pactar con unos o con otros y varios etcéteras más- lo que que está claro es que los partidos del ala derecha han sufrido un importante revés y, yendo al tema taurino, algunos de sus más enconados enemigos, van a disfrutar a partir de ahora de una cuota de poder que da que cavilar.

En condiciones normales y en un país sin tanto afán por perjudicar al vecino, una manifestación cultural como la tauromaquia, que no sólo es referente español a nivel universal, que tiene millones de seguidores en todo el mundo, que da empleo a muchísima gente, que sirve de base a un ecosistema único en el mundo como es la dehesa, que genera pingües beneficios para las arcas estatales... no debería suponer mayor problema para nadie, gobernase un partido u otro. Como ha pasado hasta ahora. Pero en este momento ya no se dan las condiciones habidas hasta hace unos años. La entrada en liza de partidos radicales, que buscan, de un lado, acabar con lo que se viene conociendo como España desde hace cinco siglos, desestabilizar un sistema democrático a base de buscar independencias de manera unilateral y arbitraria de otro, y un sistemático bombardeo de mensajes que tratan, entre otras cosas, de asimilar a los animales a la condición humana, logran que el panorama, y sin querer ser catastrofista, sea, cuando menos, alarmante.

Y no tendría porqué serlo, a tenor de que el PSOE, que es quien se perfila como partido que gobierne los próximos años, ha sido desde su retorno a la vida política española en el ultimo cuarto del pasado siglo, cabal y consecuente con las costumbres y tradiciones de nuestro país. Y vuelvo a citar a Tierno, a Múgica, a Asunción, a Guerra... bajo cuyo mandato el espectáculo taurino vivió con arreglo a su tirón y arraigo.

Pero la presión a que se ven sometidos desde hace un tiempo por extremistas de izquierda, independentistas y animalistas, hacen que la cosa sea un punto preocupante. Baste decir que Podemos, que se postula como socio de gobierno de Pedro Sánchez, lleva en su programa la desaparición de la tauromaquia en cualquiera de sus manifestaciones. O sea.

La tauromaquia ha demostrado, por si hacía falta que se recordase, que ocupa un lugar muy destacado en las preferencias de los españoles y si todos los partidos, con las excepciones de la izquierda radical y animalistas, han recordado en sus propuestas electorales la defensa y promoción de la fiesta nacional, en la Comunidad Valenciana, donde este pasado domingo se han celebrado asímismo las elecciones autonómicas, también la práctica mayoría de las formaciones políticas que concurrían a los comicios han reservado espacio y promesas para preservar la celebración de estos tradicionales festejos de los que se celebran casi diez mil cada año entre las tres provincias valencianas.

Hay que destacar, sin embargo, que Compromís, muy contrarios a este tema, no habla en su programa de los toros de forma concreta, aunque sí que menciona el bienestar animal. Unidas Podemos y Esquerra Unida pedían la supresión de los espectáculos taurinos y la reconversión de de las plazas de toros en espacios culturales y de ocio para dar cabida a otro tipo de espectáculos y el partido animalista PACMA llevaba en su programa el conseguir el fin de la tauromaquia y los festejos populares.

Habrá que esperar a ver por dónde sale el sol y, en cualquier caso, que la presión radical no influya en quienes deben gobernar para todos y no sólo para un determinado sector de la población. Y que cuando se les ha preguntado directamente sobre el particular han afirmado sin ambages su determinación para echar una mano.
 

18
3
0%
Satisfacción
50%
Esperanza
25%
Bronca
12%
Tristeza
12%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios