JORGE ARTURO DÍAZ REYES

Toreo y civilización

martes, 10 de noviembre de 2020 · 13:04

No somos tan viejos como creemos. El toro llegó antes que nosotros, mejor dicho, que nuestra versión del homo sapiens. Esta, de ciudad, escritura, conciencia del pasado, arte y división del trabajo, a la que se atribuyen siete mil años mal contados. Nada, casi nada en la infinitud del tiempo y el espacio.

Hace por ahí 10.000 cultivamos. Hace más o menos 15.000 domesticamos animales. Hace unos 20.000 hablamos (articuladamente). Hace quizá 30.000 pintábamos toros en las cavernas, y desde mucho antes fuimos carnívoros. Arari, el inteligente profesor israelí, hace un magistral recuento biográfico en su vendidísimo libro “Sapiens”.

Cuando resultamos así, como somos ahora, ya traíamos heredado el culto taurómaco. Que es protohistórico (antes de la historia). Las primeras deidades fueron toro y mujer. Dioses de nutrición, sexo, fertilidad, fuerza, supervivencia. Hondas raíces biológicas que subsisten. Las formas culturales que ha tomado el rito entre tanto son expresiones aleatorias de lo mismo. Lo afirman, con pruebas, arqueólogos, antropólogos e historiadores.

Entonces, a qué tanta bulla y asco al único ceremonial vivo que consagra ese nuestro pretérito tiempo mayor, cuando éramos ecológicos y no “ecologistas”. Por qué tanta gazmoñería. Si somos lo que somos y ocupamos el lugar que ocupamos y usurpamos en el planeta. Si esa es nuestra historia, no muy digna, más bien indigna, con las otras formas de vida.

Si proclamándonos, más astutos, ápices de la evolución, reyes de la naturaleza, nos hicimos dueños del patio y abusamos, esclavizamos, desplazamos, matamos, devoramos, ensuciamos exterminamos y lo justificamos ufanos en aras del progreso.

Los “animalistas” aplauden hoy que gracias a la crisis viral, a las no corridas, a la quiebra ganadera, desaparezcan hatos enteros de bravos, asesinados a mansalva en los mataderos. Celebran ver esa otra especie al filo de la extinción. Les apetece carnear ese animal sagrado, que infunde temor, admiración, distancia, reverencia, y batiéndose cuerpo a cuerpo con el hombre, por su vida y su sitio en el mundo, simboliza un equilibrio humano con la naturaleza y una inocencia perdidos para siempre.

Es la civilización de los que pretendiendo defenderlo le niegan la existencia y se niegan a sí mismos.

 

13
2
87%
Satisfacción
0%
Esperanza
12%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia