JORGE ARTURO DÍAZ REYES

El toreo enseña

martes, 21 de abril de 2020 13:17
martes, 21 de abril de 2020 13:17

Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos, lamenta Neruda promediando su Poema 20. Tampoco la gente, los toros y el mundo lo seremos cuando esto pase. Que pasará, quizá es la única certeza que hoy tenemos.

El resto es futurología, ciencia poco fiable, pero muy socorrida para justificar el presente. Más en estos días de incertidumbre cuando en caída libre buscamos algo de que agarrarnos –¿Qué sucederá?

Los encargados de decidir por los demás están obligados a prever, anticipar y cuando no adivinar. Como el presidente de Colombia Iván Duque y el alcalde de Madrid José Martínez-Almeida, quienes cada uno por su lado, apostaron a ello en estos días.

El uno anunció: “Olvidémonos de eventos masivos (corridas) por largo tiempo”; y el otro, algo más preciso: "Esta primavera y este verano no va a haber acontecimiento multitudinario alguno (corridas) en España y posiblemente si lo alargamos hasta el otoño tampoco".

Igual que a muchos, el aviso, me sonó a derrota. Tanto como quizá suena el tercero a un torero en apuros. La temporada colombiana está lejos, fines de diciembre, pero la europea, que sigo siempre, ha sido abortada no más concebida.

Hace un par de meses en el hotel Ibis de Bogotá, cincuenta metros acá de la Santamaría, domingo de corrida, El Tato Cruz, aficionado caleño, habitual de San Isidro, comentaba feliz que tenía su viaje familiar listo; pasajes, hospedaje, abonos pagados y me conminaba a imitarlo —antes de que sea tarde —me aconsejó con sonrisa de futurólogo.

Fue la primera imagen que me vino cuando leí el vaticinio de don José y luego la de otros amigos colombianos en similar trance, Rafael Giraldo, Paulo Sánchez, José Miguel Sandoval, Alberto Lopera, Jorge Agudelo, etc. Pero atrás de aquellas ilusiones personales frustradas, vi nublada la suerte de toda la temporada española, colombiana y la de todo el toreo.

Además de aficionado, soy médico viejo y mi juramento exige objetividad y mesura en las opiniones cuando impliquen la salud. Consciente de todo ello expreso la mía, muy modesta.

Este virulento y minúsculo invasor, de unas pocas millonésimas de milímetro, que nos agobia. Contra el cual no hay tratamiento ni vacuna específicos, ha dejado la ciencia en evidencia, metido a la humanidad bajo la cama y ocultado que se sigue muriendo por muchas otras causas.

Aislamiento, aislamiento, aislamiento… Único manejo. El mismo que hace dos mil quinientos años hubiese recomendado Hipócrates. ¿Y el progreso qué? ¿Cuándo vamos a emplear y hacer valer sus herramientas?

Hay que reaccionar, dejar la pasividad, salir del escondite, dar cara al enemigo común y pasar a la ofensiva. Porque si no el remedio será peor que la enfermedad. Lo afirman los economistas, por experiencia, no por futurología. Y mucho antes lo había dicho El Espartero: Más cornadas da el hambre.

Aunque pueda sonar frívolo en las circunstancias actuales, no lo es; el toreo enseña. La vida es peligrosa. Vivir es un riesgo constante, pero hay que vivir. Con la técnica que se posee, urge dar el paso adelante y acometer la faena con valor inteligente.

Parar, de frente, con protocolos de control diseñados para ubicación inmediata de focos, portadores y contactos; aislarlos, tratarlos y reintegrar con diseños de seguridad laboral y social a los sanos. Ya.

Mandar, con liderazgo global, experto, informado, real, justo, fiable que aúne individuos y naciones, no al contrario.

Templar, la embestida del virus, recuperando el terreno, el trabajo, la cotidianidad.

Ligar, los recursos y esfuerzos generales uno con otro para la reactivación.

Cargar la suerte, aguantando el riesgo (controlado), las bajas inevitables y el dolor.

Vaciar atrás el miedo y salir con cara alta.

Podrá ser lento, como en el buen torear, pero hay que hacerlo y comenzar ahora. Sin rajarse. La lucha biológica lo impone. Las pandemias son periódicas en los rebaños. Más en uno tan grande, abigarrado y complejo como el humano. La historia lo demuestra. Sí vamos a seguir huyendo cada que aparezca una (que vendrá), no tendremos futuro ni futurología.

La corrida lo consagra, por eso choca con el vano postmodernismo. La muerte existe, no solo ajena y en la televisión. Hay que afrontarlo, negarla, taparse, no nos hará eternos.

 

10
7
0%
Satisfacción
53%
Esperanza
46%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Otras Noticias