inicio
"Muchos han sido los caballos que han adquirido notoriedad y fama a lo  largo y ancho de la historia del rejoneo."
Paco Delgado - 24/05/2018

Muchos han sido los caballos que han adquirido notoriedad y fama a lo  largo y ancho de la historia del rejoneo. Baste citar, para hacernos  una idea, a Águila Blanca, de Antonio Cañero, a la Espléndida, de  Álvaro Domecq Diez, Opus 72, de Álvaro Domecq Romero, Neptuno, de  Fermín Bohórquez padre, Aranjuez, de Vidrié, Sudeste, de José Samuel  Lupi, Cabriola, de Ángel Peralta, Apolo, de su hermano Rafael,  Girasol, de Javier Buendía, o los más modernos Banderín de Fermín  Bohórquez hijo, Balancín, de Leonardo Hernández padre, el gran  Cagancho de Hermoso de Mendoza, Quiebro, de Ginés Cartagena padre,  Brujo, de Andy Cartagena, o Morante de Diego Ventura, por no hacer  esta lista interminable y nombrar, a vuela pluma, sólo un puñado de  la larga lista de equinos que han engrandecido el toreo a la jineta,  germen, no se olvide, de la tauromaquia, pues fueron los nobles,  aristócratas y militares quienes, a lomo de cuadrúpedo, alanceaban  reses por gusto o entrenamiento para la batalla, pasando con el  tiempo -en lo que fue una de las grandes conquistas sociales de  nuestro entorno- a ser el pueblo protagonista y receptor de las  fiestas de toros.

Pero no es de esto, con ser sumamente atractivo y aleccionador, de lo  que quiero escribirles ahora, sino de esa recua de grandes caballos  toreros, ya que en aquella nómina orientativa e ilustrativa hay que  incluir, ya, otro nombre destacado y especial: Nazarí, perteneciente  a la cuadra de Diego Ventura. Un caballo lusitano de doce años,  castaño, marcado con el hierro de Arsenio Cordero y que su dueño  utiliza para banderillas y del que las antologías y enciclopedias  darán el sitio de honor que se merece. Y que es mucho.

Ya se le conocía por su habilidad y potencia para galopar a dos  pistas, al hilo de las tablas, y llevando cosido a su oponente a la  grupa. Sus andares levantan al público de sus asientos y tiene valor  de sobra ante la cara del toro, lo que facilita no poco la labor de  su jinete. Y su precisión en la batida o el quiebro. El temple a  caballo. Al que le sirven todos los toros.

Son ya muchas las tardes y corridas en las que ha dejado patente su  clase y condiciones, pero puede  que fuese el pasado domingo cuando,  al menos para mí, demostró su inmensa grandeza, enfrentándose a toros  de San Pelayo que no dieron facilidades sino todo lo contrario. Toros  que renegaban, que se defendían, que atacaban a la contra. Reses que  esperaban, cortaban, apretaban y echaban la cara arriba. Nada fáciles.

Y en esto que entra en el ruedo Nazarí, yendo al pitón contrario y  dando la ventaja a su oponente, dejando que su dueño banderillease  con tanta eficacia como brillo y redondease su turno con las cortas  antes de acabar con un certero rejonazo que le valía su oreja número  41 en la Monumental madrileña, en cuyo ruedo había toreado el  rejoneador sevillano 24 tardes desde que, el 3 de junio de 2000,  confirmase su alternativa, y de entonces hasta el pasado día 20 de  mayo, había conseguido un total de 40 orejas.

No quiso dejar pasar la ocasión de conquistar otra puerta grande y  recibió a portagayola al quinto, torazo de casi setecientos kilos, al  que hizo galopar con la garrocha y anular su querencia a tablas. De  nuevo con nuestro protagonista le llevó a dos pistas, fijándole ya  definitivamente en el caballo. A partir de ahí ya sólo él fue quien  tuvo el mando de la situación, amarrando un triunfo que le suponía su  cuadragésimosegunda oreja y salir a hombros por la Puerta Grande de  Las Ventas por decimoquinta vez, superando así a Santiago Martín “El  Viti”, que lo hizo en catorce ocasiones.

Y no poco de que esto sea así se debe, desde luego, a Nazarí, un  corcel de extraordinario físico y no poca habilidad. Que se  compromete con el toro y que no reniega de estar en ese sitio donde  se produce el embroque y donde se resuelve la suerte, cuarteando,  batiendo o quebrando. Para mí, la estrella de la cuadra estrella de  una estrella del rejoneo.

  Votar:  
Resultado: 4,8 puntos4,8 puntos4,8 puntos4,8 puntos4,8 puntos   10 Votos

Próximos eventosmás eventos
Desde Hasta
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic

Email: redaccion@burladero.tv Tel. Redacción: 911 412 917 ext. 1
Email: administracion@burladero.tv Tel. Administración: 911 412 917 ext.2 Fax: 91 141 21 33
Publicidad: publicidad@burladero.tv


Prohibida la reproducción y utilización, total o parcial, de los contenidos en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización,
incluyendo su mera reproducción y/o puesta a disposición con fines comerciales, directa o indirectamente lucrativos.